Una de las enfermedades más comunes en la piel es la psoriasis, la cual se manifiesta con manchas rojas y escamosas que aparecen de manera regular en codos, rodillas y cuero cabelludo. Si bien es una enfermedad crónica que no tiene cura, la psoriasis suele tener ciclos que duran semanas o hasta meses, y después disminuyen sus síntomas.

Las manchas de esta enfermedad pueden ser desde puntos con escamas como la caspa, hasta erupciones en zonas amplias en la espalda, codos, rodillas, piernas, plantas de los pies, cuero cabelludo, cara, etc. En realidad, es una enfermedad que no se transmite de ninguna manera, por lo que no es contagiosa. Hay estudios que indican que tiene un componente hereditario, sin embargo, también tiene su origen en infecciones cutáneas, amigdalitis estreptocócica, y condiciones de frío y resequedad.

Los síntomas de la psoriasis son:

  • Extensiones de piel rojiza cubiertos de escamas gruesas y plateadas
  • Puntos escamados
  • Piel seca y agrietada que sangra y da comezón
  • Picazón, ardor o irritación
  • Uñas picadas o acanaladas
  • Articulaciones inflamadas